Aldea Global

Blog de Lucía Dammert, socióloga

Martes 4 de marzo de 2014 seguridad

Criminalidad: un problema que no resiste eslogans ni salidas simples

+Compartir

El día de hoy el gobierno presentó los resultados de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana. Un día después que la encuesta ADIMARK mostró que la delincuencia es el área peor evaluada entre las acciones del gobierno. Los datos muestran esta complejidad, como se ha dicho previamente, un problema de expectativa.

La información respecto a la victimización, es decir a las personas y hogares que fueron víctimas de un delito en el último año, es positiva y consolida la tendencia de los últimos años. En el último año la victimización de hogares pasó de 26.3% a 24.8% y la personal de 8.5% a 7.6%. Más allá de los gobiernos de turno, los datos desde el 2005 muestran una baja sostenida en el tiempo.

Los datos entregados hoy permiten mirar el fenómeno con mayor detalle. Llama la atención por ejemplo que la victimización cae en todas las regiones menos Los Lagos, La Araucanía y Maule. Regiones donde el fenómeno criminal no tiene la mayor magnitud en el país pero abre interrogantes. Las regiones con las tasas más altas son Tarapacá (38,2%) y Metropolitana (28.3%) con problemas específicos vinculados a la presencia de actividades económicas que aumentan la presencia de posibles victimas.

porcentaje

¿Qué delitos son los más comunes? Contrario a lo que se podría afirmar al leer los diarios o incluso revisar las declaraciones gubernamentales, el delito que ocurre con mayor incidencia es el HURTO. Es decir seguimos frente a un problema criminal vinculado a situaciones no violentas, generalmente desarrolladas en el espacio público y posiblemente por infractores iniciales. Sin duda que el delito más común sea el hurto es una buena noticia, por que se puede enfrentar con acciones concretas de control pero además con acciones serias de prevención comunitaria y situacional.

El gobierno de Presidente Piñera termina su periodo con información auspiciosa. La caída de los índices de victimización nos debe alegrar a todos, la carencia de explicaciones de estas tendencias no tanto. Los cambios regionales requieren también mayor análisis e interpretación para de forma descentralizada tratar de enfrentarlos con políticas públicas serias.

Asalto052.JPG

Posiblemente lo que más le pesa al gobierno que termina es la incapacidad real de celebrar los datos. Sin duda la carencia de una explicación a los cambios no ayuda, la falta de evaluación de los programas tampoco. Pero principalmente la ciudadanía recuerda la oferta de terminar con la fiesta de la delincuencia, de cerrar la puerta giratoria y claro eso no ha sucedido. No podía suceder, pero la Alianza llegó al gobierno en un porcentaje importante por que ofrecieron terminar con el problema que más preocupa a los ciudadanos.

La encuesta muestra que a pesar de todos los cambios positivos descritos, el 71% de los entrevistados creen el delito aumentó. ¿Estamos locos? No. Sin duda la gente se siente atemorizada por que ve las peleas públicas entre actores gubernamentales que hablan de la crisis de inseguridad. Tampoco por que los medios de comunicación transmiten los hechos como generales más que como específicos. Y peor aún por que cuando se ofrece terminar con un problema, la gente espera que realmente se acabe.

El gobierno del Presidente Piñera termina con una enseñanza clara para su sector: la seguridad es un tema que debe ser analizado con cuidado y los slogans no sirven. Ojalá el aprendizaje ayude a limitar el populismo penal de sus figuras principales. De nada sirve analizar si la tendencia es logro de este gobierno o viene del anterior. Lo importante es reconocer los aprendizajes y reconocer que los desafíos siguen siendo enormes.

+Compartir

+Sé el primero en comentar